Immigration Practice

               Una de las características que define al latino es su cualidad de emprendedor. Para muestra, solo necesitamos darle una ojeada a todos los negocios exitosos que encontramos en la Florida, y encontramos que gran parte de éstos han sido fundados e incluso liderados por nosotros los latinos. Como nota positiva, hay que destacar que los Estados Unidos reconoce a aquellos extranjeros que cuentan con cualidades empresariales y desean desarrollar o expandir sus proyectos en los EE.UU. Existen Tratados de Amistad, Comercio y Navegación entre muchos de nuestros países y los Estados Unidos, los cuales les permiten a ciudadanos de tales países solicitar una visa de inversionista, o también conocida como la visa E-2.

                La visa E-2 le permite a extranjeros emprendedores entrar legalmente a los EE.UU. para desarrollar y dirigir las operaciones de una compañía estadounidense en la que la persona solicitante de la visa haya invertido o esté activamente en el proceso de invertir una cantidad substancial de dinero. Estas visas son una excelente opción para aquellas personas que desean invertir y emprender nuevos proyectos tales como tiendas, franquicias de venta de comida, supermercados, restaurantes, distribuidores de comida o productos, entre otros. Países como Alemania, Argentina, Bolivia, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Ecuador, España, Francia, Honduras, Irlanda, Italia, México, Panamá, Paraguay, Polonia, entre otros, cuentan con este tipo de Tratados, y por lo tanto, sus nacionales pueden calificar por esta visa. Si bien Venezuela no tiene dicho Tratado con los EE.UU., los venezolanos con alguna de las nacionalidades arriba mencionadas pueden calificar por la visa E-2. 

 

               Las personas interesadas en solicitar esta visa pueden invertir en una compañía existente o establecer un negocio nuevo. Si bien es cierto que no existe una cantidad mínima de inversión requerida, ésta debe ser suficiente para cerciorarse de que el negocio opere de manera exitosa. Ahora bien, el monto de la inversión puede variar dependiendo del tipo de negocio que se establezca o se adquiera. Por ejemplo, en algunos casos, una inversión de entre $200.000- $250,000 puede considerarse substancial. Para poder solicitar esta visa, es necesario considerar que mientas menor sea el costo de la empresa, la inversión entonces debe ser mayor, por ejemplo, si el solicitante desea invertir una suma total de $200,000, debiese entonces éste proporcionar el 100% de la inversión.   

 

              El Departamento de Estado al momento de estudiar y adjudicar estas solicitudes utiliza un test de proporcionalidad, por medio del cual pondera la cantidad de fondos invertidos frente al costo total de la compra de la empresa existente o de la creación de la misma. El porcentaje de inversión requerido para un negocio de bajo costo es generalmente mayor al porcentaje de inversión requerido para una compañía de alto costo. Los oficiales de inmigración analizan igualmente si el compromiso financiero del inversionista garantizará el funcionamiento de la empresa, y el potencial éxito de la misma durante los años de vigencia de la visa. 

 

               Dentro de las múltiples ventajas de esta visa se encuentra el hecho de que la visa E-2 se otorga por un período de 5 años, con admisiones de periodos de 2 años, y se puede renovar indefinidamente. Asimismo, esta visa le permite al cónyuge y a los hijos menores de 21 años (sin importar su nacionalidad) acompañar al solicitante principal de la visa E-2. Otra ventaja importante es que el cónyuge del solicitante principal puede solicitar una autorización de empleo, y/o estudiar a tiempo completo. Los hijos menores de 21 años pueden también estudiar a tiempo completo sin necesidad de tener que solicitar una visa de estudiante. 

 

E. Adriana Kostencki, Esq. 

Abogado admitida en Florida, EE.UU. y Venezuela 

Berger Singerman 
akostencki@bergersingerman.com 
305-982-4056

 

Muchos Latinos Cuentan con una Visa de Inversionista que les Permite Desarrollar o Expandir sus Negocios en los Estados Unidos